Azul petróleo

Jesús Peñalver
(@jpenalver en Twitter)
CARACAS (infoCIUDADANO)
03/Marzo/2012

Sin ánimo de meternos en honduras de río, queda claro (no el río) que después de varias semanas de ocurrido el derrame petrolero en el río Guarapiche en el estado Monagas, han surgido elementos de convicción suficientes, de naturaleza legal, política y empresarial, conforme a los cuales se puede afirmar que no hubo medidas de prevención que evitaran  el daño ambiental provocado.

¿Se formalizará una denuncia seria? ¿Habrá culpables? ¿Se lavarán las manos como Pilatos las bolas de él?

Es bueno señalar que  han sido los expertos a través de los medios, quienes han orientado en buena medida a la población acerca de esta nueva barbaridad gerencial, que mucho daño ha causado a la población y al ambiente. Evidente es el descuido, por decir lo menos,  y la dedicación exclusiva a los fines gobierneros y del partido rojo rojito, por parte de los encargados de vigilar y prevenir daños en la industria petrolera como los que originan esta nota, lo que sin duda trajo como consecuencia el aludido derrame.

Señalan los expertos que en todas las industrias similares del mundo, se han  desarrollado, desde sus inicios,  mecanismos de medición para evitar tales circunstancias: corrosión o desgaste, y otras eventualidades anómalas previsibles, no menos importantes.  No hubo medidas de prevención y se produjo el derrame, esa es la verdad.

Llama la atención y cabe preguntarse, el por qué la tubería se cerró muchas horas después de iniciado el derrame. “El petróleo duró más de 24 horas corriendo por encima de la superficie e inundó las aguas del río Guarapiche”, ha dicho un diputado demócrata.

Buena pregunta para una seria, responsable y adecuada respuesta. ¿Quién la da?

Mientras tanto el pueblo de Monagas, y el país entero, lamentan que no haya funcionado oportunamente ni el mantenimiento, ni la previsión, ni plan de contingencia alguno. Paños calientes eso son, calientes paños.

No solo la responsabilidad política y empresarial debe establecerse, y en consecuencia, las sanciones correspondientes, sino también la responsabilidad penal que en materia ambiental, y a todas luces, hubo en este crimen ecológico.

Nuestro Guarapiche está contaminado, viste de azul petróleo y sus aguas, ojalà vuelvan a correr con su rumor de rio, bañando de armonía y bondad a su “Ciudad Distinta”.  No lo contaminemos de política, actuemos con objetividad para devolverle sus aguas, digamos no cerrándole el paso a los egos inflados, y hagamos a un lado el afán de figuración.

Por intentar hacer ver el gobierno central su eficiencia y eficacia, se pudiera correr el riesgo de consumir agua mala. Así las cosas, creemos que se ha hecho bien al cerrar oportunamente  la salida de agua contaminada, mientras se logra potabilizarla.

Habló Dafael, y El Gato maulló,  exigiéndole al Gobierno Central,  contra todo pronostico y desafiando al propio PSUV, que las plantas potabilizadora del recurso hídrico se reactiven “sólo cuando esté realmente comprobado la salubridad de la misma”.

Habló Don Dafael y El Gato maulló.

¡Bien hecho!

………………………………………….

ILUSTRACIÓN: @milagrosblue, para infoCIUDADANO.
infoCIUDADANO no se solidariza o avala las opiniones de los colaboradores. Toda la información de este sitio se distribuye bajo Licencia de Creative Commons.
© 2012. infoCIUDADANO. Términos legales.

What Next?

Related Articles