Propósitos tuiteros de Año Nuevo

Ligia Istúriz
(@seleccionada en Twitter)
CARACAS (infoCIUDADANO)
10/Diciembre/2011

En casi todos los países del mundo occidental, en los días finales de cada año muchas personas elaboran, aun cuando sea mentalmente, un conjunto más o menos ordenado y factible de propósitos para el año que comienza. Algunos, con sentido práctico hacen listas, numeradas, en secuencia y prioridad. Son intenciones que parecen firmes en el momento de su concepción, para cumplir en el año que se avecina.

Los más sistemáticos las describen de modo preciso, le ponen fecha y las cuantifican, si ello aplica. “Cambiar el automóvil en el mes de abril por uno , marca x, cero kilómetros, a ser posible, modelo W, color azul metálico“. U otro más frecuente (aun cuando más difícil seguramente), y menos costoso: “perder 10 kilos para el 1 de mayo y mantener el nuevo peso durante el resto del año.

Del tema hablábamos tres amigos –uno era hombre y los tres, tuiteros– entre risueños y divertidos, pero con un trasfondo muy serio, compartíamos nuestras experiencias pasadas y presentes.

Dijo A,

- Amigas, búrlense pero yo incluí como propósito para 2012 ser mejor tuitero. Llevo más de un año y no llego ni a mil seguidores. ¿Por qué? No seré Chataing, ni Boccaranda, ni Ravell, porque para empezar, soy Médico. Pero es mucho lo que puedo compartir, y no sólo con orientaciones en mi campo de Cardiología para ciudadanos de a pie, sino que me encanta promover la música, soy fanático del Magallanes y del Barsa, puedo darles muchos consejos a mujeres sobre porqué les cuesta conseguir pareja, tengo ideas propias sobre los problemas del país, opiniones sobre “mediocridades consagradas“, leo bastante. Me atrae la globalización, viajo, veo mucho cine y teatro, y por supuesto me preocupa y me ocupo por la política de mi país, a morir.

-¿Qué piensas hacer para concretar tu propósito? –le pregunté.

- Para empezar, tuitear todos los días de la semana, o al menos cinco. Durante las mañanas y las noches, que no tengo consulta. Escribir, como mínimo 30 tuits diarios, incluyendo 10 RT a los que más me interesen, ponerme al día con los “follow backs” Eso sí, previa evaluación de los respectivos timelines. Interactuar. Es decir, contestar, preguntar, opinar. ¿Mi meta? 10.000 seguidores para cuando termine el 2012, junto con otras metas más trascendentes- rió con picardía.

-Entonces, ¿le ves ventajas, incluso respecto de otras redes? – insistí.

- ¡Por favor! Claro. Su simultaneidad, la información puede darse en tiempo real. El diseño, las fuentes son muchas veces primarias. La multimedia, es un componente muy rico, lo cual da un sentido de veracidad y diversidad. Aparte, conoces gente interesante. Lees puntos de vista que enriquecen los tuyos y puedes interactuar exponiendo tus ideas. Te llega información de todas partes del mundo, de gran riqueza y densidad, a través de links. Esos mismos te pueden conectar a música que ni siquiera ha llegado al mercado. Puedes tener imágenes que jamás se publicarían en otros medios. Todo es ganancia. ¡Y quiero aportar con disciplina y constancia como el tuitero que soy!

-¿Y tú, B? –le pregunté a una antrópologa de unos 30 años, intelectualoide e interesada en cuanto campo de actividad humana haya, y con mucho acierto.

-Pues, ¡vaya casualidad! –contestó– aún cuando en sentido contrario, porque he anotado en mi lista, no volver a escribir un tuit más en el 2012. Voy a cerrar mi cuenta. Estoy hastiada de tanta mediocridad, narcisismo, sobre simplificación. Se leen tantos disparates, lugares comunes, banalidades, equivocadas citas y copias de textos ajenos, sin dar los créditos. Muchos y muchas escriben con lenguaje soez. ¡Y lo que más me impresiona es la miseria humana! No soporto las expresiones de alegría por las enfermedades, tragedias y muertes de personas de otros bandos. Y esto aplica para gente del chavismo y de la oposición. ¡Ambos tienen manifestaciones de radicalismo e intolerancia. Ambos son capaces de mentir con descaro para dejar en mal a los del otro grupo. Desinforman, contra informan. Insultan, carecen de argumentos. ¡Me tiene enferma esa adicción que he desarrollado por Twitter y la voy a dejar, a partir del 1º de enero, junto con el propósito de no volver a encender un cigarrillo más!

-¿Debo creer que no le encuentras nada bueno? – le pregunté.

-¡Por supuesto que no llego a tanto! me contestó. Pero la evaluación es negativa. Es el desarrollo de la tecnología al servicio del chisme, del deterioro del ser humano. Se miente. Se transmite mucha información sesgada, se calumnia y difama. Promueve el uso del anonimato, de la alevosía y de la cobardía si te propones destruir a alguien. Hasta permite que se invada y altere tu privacidad con el “hackeo”. Twitter enferma, es adictivo. A mí me ha apartado de actividades productivas, del trabajo, del estudio y de la diversión sana y el descanso. Pero no ocurrirá más. Es mi propósito para el 2012, eliminar toda dedicación a lo que he considerado un “vicio”. ¡Cerraré mi cuenta, es una decisión tomada!

Entonces, me preguntaron mis dos amigos, casi al unísono.

-¿Y tú, qué colocaste como tus propósitos respecto a Twitter?

-¿Yo? – me eché a reír – Que voy a seguir estudiando la condición humana, el reflejo de la sociedad a través de la red… ¡A mi manera, claro!

…………………………………………..
FUENTE: Blogtuiteando con Ligia Istúriz ILUSTRACIÓN: @milagrosblue para infoCIUDADANO.
infoCIUDADANO no se solidariza o avala las opiniones de los colaboradores. Toda la información de este sitio se distribuye bajo Licencia de Creative Commons.
© 2011. infoCIUDADANO. Términos legales.

What Next?

Related Articles