Muñequerías

Jesús Peñalver
(@jpenalver en Twitter)
CARACAS (infoCIUDADANO)
15/Octubre/2011

No solo Don Regalón sigue regalando a gobiernos extranjeros el dinero de todos los venezolanos a diestra y siniestra, en su afán loco por erigirse líder del mundo, magnánimos y providencial; sino que ahora viene en forma de muñeco a enfrentar una campaña electoral que de suyo sabe la tiene perdida.

Hoy los hospitales están lejos de Venezuela; las cárceles siguen el drama enfosforado y explosivo; las carreteras continúan siendo verdaderos campos de golf con muchísimos huecos; en fin, la vaina está jodida pero de ella saldremos con el esfuerzo de todos.

Ahora quien se cree dotado de fuerza y talento extraordinarios nos viene en forma de muñeco, con los pantalones abajo y con cabello. Algo parecido a aquella cuña del San Nicolás que, sin pudor alguno ni respeto a la audiencia en plena navidad, se bajaba los pantalones ante las ofertas ineludibles de ciertas de empresas de comercio.

El mismo que impuso a la sumisa y obediente AN –eso creemos- dictar una ley que amordace a los parlamentarios electos en sus filas “focales”, de modo que no piensen, no hagan, no respiren nada distinto a lo que discierna el jefazo, dueño y señor del poseso, ahora viene con una imagen devaluada del Pinocho mentiroso de la nariz crecida.

Pudiera decirse ahora: “era un gobernante mentiroso a una nariz pegado”

Sin ir muy lejos, el muñeco y la claque, y “el país entero”, como dice Tibi Lucena, han podido ver el abundante tráfico de polvo blanco en sus propias narices; sobretodo en las de las autoridades a cargo de resguardar los puertos y aeropuertos del país, así como sus fronteras.

Dicho de otro modo, esta campaña de muñecos o monigotes será cuchillo electoral para su propio pescuezo, el tiro de la derrota electoral saldrá por donde debe salir, y Venezuela airosa saldrá en los próximos comicios de 2012.

Acaso es difícil entender que lo que hoy aprueban afanosamente, mañana les podrá ser aplicado sin misericordia ni comedimiento de ningún tipo.

La unidad duele, hemos dicho, de allí la atención que tanto el poseso pone a cualquier decisión, reunión o anuncio de la llamada Mesa de la Unidad. Saben que no basta sencillamente con ponerse o quitarse la franela roja, con lo cual se revela el temor y la angustia ante la inseguridad de verse rechazado por sus propios acólitos, y a sabiendas del rechazo expresado por un buen sector del país.

No es el muñeco de la ciudad, y mucho menos del país. Ya no tiene el apoyo de las mayorías; nos está cobrando la factura del 26S; no nos quiere; continúa en su dilema perverso: Estás conmigo o en mi contra, y a quienes salieron electos en las planchas o listas rojas, les manda el mensaje inequívoco: o está conmigo o estás conmigo.

Quizá la aparición del muñeco de marras que los amarra sea un síntoma más del cuadro cínico del paciente.

Ni Don Regalón ni Pinocho de nuevo cuño, ni ninguna otra figura logrará desviarnos del destino que espera Venezuela y añora civilmente ante un gobierno de inocultables signos autoritarios.

Ya vieron, amigos lectores, el muñeco se infla, se desinfla y hasta los pantalones se le vienen abajo como al personaje que le da origen.

En Twitter

………………………………………….

ILUSTRACIÓN: @milagrosblue, para infoCIUDADANO.
infoCIUDADANO no se solidariza o avala las opiniones de los colaboradores. Toda la información de este sitio se distribuye bajo Licencia de Creative Commons.
© 2011. infoCIUDADANO. Términos legales.

What Next?

Related Articles