Al Caimán Barbudo le salió su madre coraje (I)

Yoyiana Ahumada
(@yoyiahu en Twitter)
CARACAS (infoCIUDADANO)
13/Octubre/2011

El clamor del cambio le suena en estereo al gobierno cubano. Mas allá de celulares y computadoras; la oposición pide reformas politicas. Las Damas de Blanco llenan las calles con su Premio Sajarov por la paz, y 90 millas en Florida, Mar por Cuba apoya la campaña interna yo si quiero cambio.
………………………………….
Por esas razones de la “real politik” la lucha de las Damas de Blanco, tuvo que salvar una cuesta arriba para llegar a ser reseñada por el inmenso aparato mediático que ha construido la cortina de hierro de la izquierda en el mundo. Por esas bizarras razones, las voces de repudio de las Brigadas Rápidas de Choque, con las que cuenta la Revolución Cubana gritan “abajo los derechos humanos”; “me cago en la mierda de los derechos humanos”, “vende patrias”, “gusanas” etc- son la única respuesta que han recibido a sus peticiones de amnistía y respeto para los derechos de los presos de conciencia, tal como llaman en Cuba a los penados por disentir.

En su peregrinar dominical, hacia la Comisaría de Prisiones, han entregado, cartas y más cartas, pliegos de peticiones de amnistía para los casi 300 presos políticos que hay en Cuba. Las acompañan en su pelea importantes organizaciones de Derechos Humanos y las respaldan premios como el Andrei Sajarov (2005) por la paz, el Human Rights First y el Premio Libertad Pedro Luis Boitel. José Vilasuso, bloguero y periodista, escribe desde su pagina cubademocraciayvida.org. “… es realmente inconcebible, inaudito, que a unas oposicionistas a la Revolución Cubana, nada menos y nada más, se les haya reconocido como acreedores de un galardón, sin la aprobación de Ignacio Ramonet, o Miguel Littin. ¡Qué menos! Esto es para jalarse los pelos de punta y exigir una protesta firmada por don Gabriel García Márquez con todas sus letras, puntos, comas, y su brillante estilo literario….”

Se lee Ocho años alcanza la pelea y al gobierno cubano y resulta difícil explicar que una franela blanca, una flor y el retrato de un marido, hermano o padre preso-periodista, bibliotecario independiente y activista político- consuman ingentes recursos de la CIA: “como familia de opositores, somos un objetivo clave, por eso quienes se acercan también se convierten en objetivos a perseguir…” ha dicho la Dama Laura Pollán, cuyo marido Hector Maceda Gutiérrez, Masón en Grado 33, cumple una condena de 20 años de cárcel.

El dia 18 de cada mes, estas mujeres intercambian poemas, cartas de alguno de los cautivos y hasta lecturas que alimenten su coraje. Las mujeres de blanco se llenan esperando el día de la visita a la cárcel para ver a sus familiares, en un vía crucis en el que además del viaje hasta los centros de reclusión incluye la espera de horas para un encuentro fugaz con su cónyuge.

Por esos daltonismos el blanco de las Madres de Mayo Argentinas, es más puro “a los ojos” de la Señora Bonafini –la ya no tan sancta matriarca de esta organización, intervenida por dolosos manejos- quien ha dicho “las Damas de Blanco representan a la muerte” e incluso las ha llamado “Las Damas de Verde” por aquello de ser asalariadas en moneda verde.

“…Si somos las Damas de Verde, si el verde de las palmas Cuba y la esperanza de que haya un cambio para el bien de cubanos” han dicho estas mujeres que como Martha Beatriz Pérez Roque, han sido acusada de tratos con el imperialismo norteamericano, de actuar como funcionaria de la CIA y por el intento de desestabilizar la Revolución Cubana. Salvo en España, donde tienen amplio respaldo a través de organizaciones como Solidaridad Española con Cuba y algunos países de Europa oriental, donde recientemente se constituyó la Federación Española de Asociaciones Cubanas, los Estados Unidos y la Republica Checa, entre otros; en general la prensa y no sólo la latinoamericana liberal y la de izquierda más radical, las ha desconocido como sustancia informativa, entre otras razones porque acercarse a ellas, significa la prohibición de regreso a Cuba, y por ello grandes cadenas de información prefieren pasar agachadas antes que perder la visa para una próxima cobertura (caso excepcional la expulsión del corresponsal del diario El Pais).

Estoicas, inquebrantables en su decisión, mostrando su cara al mundo, y sumando voluntades de otras mujeres, incluso más allá de sus fronteras -desde el 2006 se han unido mujeres de todas partes del mundo que vienen a marchar con ellas- llevan una flor junto a la foto de su ser querido que se encuentra en prisión. Santa Rita de Casia, patrona de los imposibles, escucha sus oraciones, todos los domingos, al igual que los diplomáticos y extranjeros que acuden al santo recinto en Miramar.

10.000 razones para una Primavera

De acuerdo a la reseña del site de las Damas de Blanco (www.damasdeblanco.com) la Primavera Negra, ocurrida el 18 de marzo del 2003, fue una reacción del régimen cubano, para detener la onda expansiva de la disidencia que generó el éxito obtenido por el Proyecto Varela, donde se recolectaron las 10.000 firmas requeridas por la ley cubana a objeto de emprender una reforma que permitiera elecciones libres en la isla. Su promotor Oswaldo Payá, Premio Sajarov y firme candidato al Nobel de la Paz, fue preso pero excarcelado de inmediato para restarle fuerza al movimiento, y a la posibilidad de que a un disidente se le reconociera su lucha en Cuba.

El Proyecto Varela contó con el respaldo de organizaciones de Derechos Humanos tales como Amnistía Internacional, Humans Rights y asociaciones de periodistas independientes como Reporteros Sin Fronteras. Los medios no oficiales, también jugaron un papel determinante en el surgimiento de una oposición interna, donde la voz cantante la llevaron los periodistas Raúl Rivero y Ricardo González, directores de la revista independiente llamada De Cuba. De hecho de los 75 hombres y mujeres en prisión- (hasta enero de este año) han sido liberados unos 41 presos por problemas de salud- más de la mitad eran coordinadores del Proyecto Varela y el resto periodistas independientes muchos de los cuales tienen obra poética y narrativa reconocida con altas distinciones del gobierno cubano. No obstante desde la entrada de Raul Castro al poder, el volumen de detenciones de disidentes ha ido incrementándose, casi convirtiéndose en una práctica política diaria o por lo semanal, al igual que las palizas y los espantosos actos de repudio.

La voz de una Dama de Blanco:

Recién llegaba a Miami, en el año 2008, cuando tuvimos la oportunidad de conversar con esta mujer menuda y dulce a quien no pareciera haber rozado el dolor.

- En ese momento en Cuba había mucho miedo, más del habitual porque las detenciones las hicieron muy aparatosamente, refiere Yolanda Huerga, Dama de Blanco, esposa del periodista Manuel Vázquez del Portal.

-A mi casa llegaron 14 carros de policía con armas, con cámaras, policías vestidos de civil. La gente de los barrios se aterraba. Días después cuando fueron a capturar a mi marido un vecino me dijo, parecía que iban a capturar a Bin Laden y entonces había mucho terror, dentro de la población y en la oposición que no había sido detenida, y las mujeres, las esposas de estos hombres, no sabíamos que hacer.

¿Cómo nace el movimiento de las Damas de Blanco y por qué?

-Entre los días 18,19 y 20 de marzo del 2005, son detenidos un grupo de hombres en lo que dio en llamarse la Primavera Negra. Cuando se producen las detenciones, es decir cuando ellos estaban en el Cuartel General de la policía, nosotras las esposas no nos conocíamos. Había alguna que otra que si, porque nuestros maridos eran opositores y periodistas, porque entre los detenidos había 25 periodistas, el resto eran bibliotecarios independientes y opositores pacíficos de partidos y organizaciones. Nosotras para poder ver a nuestros maridos por 3 o 5 minutos, debíamos esperar en la antesala del cuartel por horas con los familiares de otros presos que estaban por drogas, u otros delitos, entonces las mujeres que veníamos por los presos políticos nos fuimos apartando y así nos fuimos conociendo.

Actualmente las mujeres de blanco, no sólo agrupan a las esposas, madres (una de las cuales falleció yendo y viniendo de la prisión de Pinar del Rio que se llama 5 kilo ½) y hermanas de los llamados presos de conciencia, sino que a ellas se han unido, otras mujeres, familiares de presos que las acompañan sin aspaviento, porque entre la población gozan de simpatía, según sostiene la primera encuesta de opinión pública que se hizo en Cuba en el año 2005. Y que de acuerdo a la ONG Solidaridad Española con Cuba, tiene un margen de error del 3%, realizada entre 541 habitantes de toda la isla.

-Entonces comenzamos a andar juntas, primero para protegernos para que no nos pasara nada. Empezamos a pasar el tiempo en casa de alguna de nosotras, a rezar y al segundo domingo después de las detenciones, Gisela Delgado- me dijo, en Santa Rita se reúne un comité que se llama Leonor Pérez y son las madres de los presos políticos anteriores, entonces las mujeres de estos nuevos presos se dirigen hacia la iglesia de Santa Rita y ahí se inician los primeros pasos de lo que fue llamado después Las Damas de Blanco. Al principio éramos un grupito de mujeres cuando mucho 18, contando las damas del comité Leonor Pérez. Las Damas de Blanco no nos unimos a ese comité pero si nos empezamos a vestir de blanco porque ellas usaban ese color en verano y en inverno de negro.

Una periodista independiente, Marielena Alpízar, caminaba con las Damas de Blanco para apoyar el grupo. Ella bautizó a estas mujeres como las Damas de Blanco.

-Al principio hacíamos las marchas frente a la iglesia de Santa Rita, a la salida de la misa, para estar protegidas porque es una iglesia donde van muchos embajadores y personal diplomático. La primera marcha larga que hicimos fue al año de los encarcelamientos el 16 de marzo, y ahí estábamos 18 mujeres y dos niños. Entre ellas estaba Marielena Alpizar.

¿Qué impacto tuvo esa acción en el pueblo cubano?

-En esos primeros tiempos, nosotras todavía no éramos tan conocidas. Cuando hablaba decía ‘soy Yolanda Huerga, la esposa de Manuel Vásquez del Portal’, todo eso fue un proceso. Esa primera caminata larga que hicimos fue hasta la asamblea del poder popular. Fue una marcha de kilómetros y kilómetros. Primero llegamos hasta el Centro Nacional de Cárceles y Prisiones y después a la asamblea y allí entregamos cartas pidiendo la libertad de nuestros presos y mejoras en las condiciones. Te puedo decir que en esa marcha, un policía mandó a parar los carros para que nosotras pasáramos, no sabía quienes éramos, el pensó ‘esto es un grupo del gobierno’. Mucha gente nos preguntaba quienes éramos y déjame decirte que tengo un recuerdo muy grato.

De cárceles y prisiones cogimos una guagua hasta el túnel y de ahí iniciamos la caminata hasta la Asamblea porque era una caminata muy larga de 15 kilómetros. Y cuando nos montamos había gente del pueblo y empezó a preguntar ‘¿Y Uds. quienes son?’,‘Nosotras somos las mujeres de los presos políticos que estamos luchando porque se mejoren las condiciones en las cárceles de nuestros presos y los de ustedes’.
La gente como que se solidarizó y cuando nos bajamos de la guagua el chofer se bajó y nos abrazó. Sabíamos que atrás de nosotros venían las cámaras de la prensa extranjera y le decíamos ‘señor no haga eso que lo vamos a perjudicar’, pero el viejito aquel nos besó y nos abrazó a todas y nos dijo ‘que valientes son’.

¿Cómo ha respondido el gobierno cubano?

-A las Damas de Blanco se les han hecho varios actos de repudio. El primer acto de repudio se nos hizo a los dos días, de la marcha larga. O sea mientras estuvimos frente a la iglesia de Santa Rita de aquí pa’ allá, y de alla pa’ ca. No hubo problemas, era una marcha bien reducida y el pueblo cubano no nos veía porque eso era en Miramar donde están los extranjeros. Ahora cuando nos metemos por el Vedado, por Centro Habana, por el propio Miramar, al tercer día, porque siempre celebramos los tres días de encarcelamiento, hicieron el primer mitin de repudio a las Damas de Blanco. Lo organizó la Seguridad del Estado, incluso mucha gente que fue la sacaron de sus centros de trabajo de los alrededores. Ese es el sistema que usa el gobierno cubano últimamente.

¿Cómo es un acto de repudio?

- Hay insultos verbales, nos tildan de mercenarias, ‘¿Cuántos dólares te están pagando por eso?, ‘vende patrias’… Se lo han hecho a algunas mujeres en su casa.

¿Y las que están trabajando han sufrido alguna retaliación?

-Eso depende de donde trabajas y donde vives. En el interior del país es más difícil. En La Habana yo no tengo conocimiento, porque muy pocas Mujeres de Blanco trabajan todavía. Berta Soler, por ejemplo que fue la que hizo el plante en la Plaza de la Revolución, en el 2004, trabaja, porque dice que no le va a dar el gusto al gobierno de dejar de trabajar, pero hasta ahora no ha sufrido retaliación. Ellos se cuidan mucho, el gobierno cubano, sabe lo que hace o deja de hacer, o como hace para que no se diga.

¿Han obtenido algún beneficio en cuanto a las peticiones que han realizado: mejoría en las condiciones de los presos, que se acorte el tiempo de encarcelamiento de sus esposos?

-Las Damas de Blanco en primer lugar han logrado que esos presos se mantengan la atención internacional muchos años, y en segundo lugar también han logrado que liberen algunos.

¿Y en cuanto a la mejoría de condiciones?

-El gobierno cubano no va a mejorarlas nunca, si no pueden mejorar las condiciones del pueblo cubano en la calle, mucho menos va a mejorar las de las cárceles.

De acuerdo al sitio no oficial Cubanet “la mayoría de los familiares de los presos deben recorrer una distancia que en ocasiones sobrepasa los 700 kilómetros para visitarlos en los centros de reclusión. Allí les llevan alimentos, artículos de uso personal y libros, entre otras cosas. Tomando en cuenta las pésimas condiciones de alimentación, la falta de higiene y de medicinas que sufre la población penal, cada visita significa un fuerte gasto económico superior al salario promedio de un trabajador durante dos años”.

En medio de la precaria situación económica en que viven los cubanos tener un familiar en estas condiciones es algo extremadamente grave, no sólo por el aspecto afectivo, sino por el económico. Las sanciones abarcan a los familiares de los presos: incluyendo la separación traumática de sus hijos y en muchos casos un “tratamiento especial” en las escuelas por parte de otros niños quienes reclaman a su compañero tener un padre traidor a la revolución.

Este 21 de Abril, cuando se cumplieron 5 años de la Primavera Negra, y cuando por segunda vez, las Damas de Blanco, encabezadas por Berta Soler y Laura Pollán, se presentaron en el Palacio de Gobierno, el Jefe de Seguridad del Estado, les advirtió que se fueran de allí. Ocho minutos bastaron y la represión se desbordó, anudadas entre si por sus brazos, se resistieron a retirarse del lugar, alegando que iban a entregar su carta pidiendo la libertad incondicional de sus maridos. Las Brigadas de Acción Rápida, las mismas que las repudiaron, junto a la policía cubana, las arrastraron brutalmente por la calle. La televisión española que cubría el reportaje mostró la escena sin pudor, y las siguió con la cámara hasta que las montaron en el autobús y las devolvieron a sus repartos en La Habana y el interior.

¿Cómo ve los vientos de cambio en Cuba?

-Quiero reiterar que en Cuba no ha ocurrido ningún cambio real cómo habrás leído en miles de artículos, todo esto de los celulares y las computadoras son alharacas para mantener entretenida a la prensa. No es sólo lo que yo pienso, sino lo que piensan la mayoría de los opositores y de la población en Cuba y si alguna duda quedaba, la represión a las Damas y la Declaración del Ministerio se Relaciones Exteriores de Cuba, lo dejaron claro.

Yo hablo a diario con mis amigos de la oposición y con otros que no lo son y sin preguntarle, en todos existe el mismo sentimiento de escepticismo y desesperanza.

Egresada de Filología, fue Bibliotecaria Independiente, hace tres años que no trabaja entre anaqueles de libros. Con poco tiempo de llegada a la ciudad de Miami con su pequeño hijo, no renuncia a su atuendo blanco y permanentemente puede verse en entrevistas en la radio y la televisión local de Florida. Sus manos han vuelto meterse entre documentos que dan cuenta de una historia de medio siglo, a la que ha ido dando forma. Se trata del archivo de otra organización, que a 90 millas de Cuba, trabaja apoyando a las Damas de Blanco, a los presos políticos y toda forma de disidencia en la isla. Son las mujeres de MAR (Mujeres Anti Represión), que preside Silvia Iriondo y que con capítulos en Miami y Puerto Rico, apoya la lucha de sus pares en la isla. Ambos grupos de mujeres se asociaron casi en la misma fecha, marzo de 1994 en Miami, marzo 2003

En Twitter

…………………………………………..

ILUSTRACIÓN: Detalle de la tarjeta de invitación a la obra, Cultura Chacao.
infoCIUDADANO no se solidariza o avala las opiniones de los colaboradores. Toda la información de este sitio se distribuye bajo Licencia de Creative Commons.
© 2010. infoCIUDADANO. Términos legales.

What Next?

Related Articles