Alerta por presencia del caracol africano

Aída Gutiérrez
(@guti21 en Twitter)
CARACAS (infoCIUDADANO)
16/Julio/2011

Una plaga de caracoles africanos peligrosos para la salud humana, causa alarma en el estado Anzoategui.

También se han reportado en diversas zonas del país, aunque el gobierno aún no ha decretado ninguna alerta ambiental, ni ha anunciado una política estructurada de control. Se han visto grandes colonias de estos animales en algunas zonas mirandinas, como Guatire y Cúa y en Nueva Esparta.

Indeseable presencia

La semana pasada, funcionarios de Protección Civil (PC) en el municipio Urbaneja detectaron 80 kilos de caracoles africanos, que son considerados como plagas, en al menos 12 conjuntos residenciales de la ciudad de Lechería.

El director de PC, Jesús Rosas, mencionó que desde principios de año han advertido sobre la presencia de la especie en la localidad, pero ante la apatía de los vecinos y la falta de información, su presencia se ha masificado notablemente.

“Los caracoles africanos son hermafroditas con una tasa de reproducción muy alta, ya que pueden poner entre 100 y 500 huevos al año, a diferencia de la especie venezolana que coloca sólo dos anualmente”, dijo Rosas.

Esta especie denominada Achatina Fulica fue traída desde África hasta Venezuela de manera intencional o accidental, por lo cual se considera una especie exótica e invasora. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), es una de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo.

Rosas señaló que estos moluscos atacan principalmente los cultivos y consumen otras especies de caracoles, e igualmente pueden transmitir enfermedades de forma directa o indirecta, debido a que alojan parásitos que pueden causar meningitis o perforaciones en el intestino.

Podrían ser millones de caracoles

En una rueda de prensa, Jesús Rosas advirtió que es imposible determinar cuántos son y dónde están los animales, pues a pesar de todo el esfuerzo realizado por el gobierno, ahora pudieran ser millones.

Hace pocas semanas fue hallado un ejemplar que midió 19 centímetros, y también fueron notificados de la presencia de otro caracol de cinco centímetros más grande. Esto ocurrió en los límites con el municipio Juan Antonio Sotillo.

“Muchas personas los han colocado deliberadamente en las jardineras, porque son muy vistosos. Pero el daño que ocasionan es terrible. Hemos visto con preocupación que en ciertos conjuntos la gente los ve, los toma y los tira, pero así no están acabando con el vector”, alertó Rosas

“Es tanta la pasividad y la falta de atención, que recientemente abordamos un conjunto habitacional y la cantidad de animales era tal, que en la mañana el estacionamiento parecía una alfombra. Acudimos y realizamos una recolección, pero al momento de hacer reuniones para que entendieran que el trabajo debe ser mancomunado, no hubo respuesta”, precisó.

Amenaza para la agricultura

En Mayo de 2009, luego de pasar más de un año latente, el caracol africano, volvió a ser localizado en el estado Aragua, situación que causó inquietud en habitantes de varios sectores de la entidad por su rápida reproducción.

Indica una nota de El Universal de ese año, que se conoció que la proliferación del caracol fue detectada en abril, cuando representantes de la escuela La Democracia, en Maracay, denunciaron la presencia del animal.

El molusco, que puede medir hasta 10 centímetros de largo, ha sido considerado por expertos como una amenaza para la agricultura y la diversidad biológica, pues devora en corto tiempo grandes extensiones de vegetación, siendo ese su principal alimento.

Este animal no había sido visto en cantidades desde finales del año 2007 cuando un brote del molusco, de condición hermafrodita, acabó con una plantación de cambur ubicada en El Limón.

El caracol de origen africano, tiene hábitos nocturnos, pero pueden verse en el día, especialmente cuando llueve, pues salen de sus áreas en búsqueda de refugios.

Desde 2008, se ha reportado la presencia del caracol gigante africano en otros estados: Portuguesa, Miranda, Nueva Esparta, Sucre y ahora Anzoátegui.

En 2006 se reporta el primer caso

La Red de Sociedades Científicas Médicas Venezolanas (RCMV), en su Alerta Epidemiológica Nº 193, explica que el caracol africano gigante (Achatina fulica) fue introducido clandestinamente a Venezuela desde 1993 y desarrollado en el estado Aragua, en el Distrito Capital, en Lara y Nueva Esparta, en este último lugar según testimonios mas recientes.

“Se ha demostrado experimentalmente que el caracol Achatina fulica es un buen hospedero de un parásito nemátode de roedores y de moluscos, conocido como Angiostrongylus, que accidentalmente puede parasitar al hombre y producir la enfermedad angiostrongiliasis abdominal por el Angiostrongylus costaricensis”, señala RCMV.

La enfermedad fue confirmada por primera vez en Venezuela, en una paciente en el estado Carabobo en 2006.

Advierte la Red que, el riesgo de nuevos casos ha tomado importancia por la cría y desarrollo ilegal de colonias del caracol africano gigante con fines comerciales, destinados a la venta como mascotas o para la producción de “baba de caracol” sustancia con supuestas propiedades cosméticas o terapéuticas.

De acuerdo a RSCMV, la eliminación del Servicio Autónomo de Sanidad Animal (SASA) materializada a comienzos del año 2009, debilitó la posibilidad de luchar contra esta nueva plaga y sus serias repercusiones sobre la sanidad vegetal y humana.

Recomienda la Red, que la Dirección de Control de Vectores Reservorios y Fauna Nociva, de la Dirección General de Salud Ambiental dependiente del Ministerio del Poder Popular para la Salud y Protección Social, asuma el desarrollo de un Programa de Vigilancia y Control de las poblaciones de dicho molusco, sin romper el equilibrio ecológico.

El contagio se produce a través del contacto de ojos, nariz, o boca con la mucosidad del caracol, o por el consumo de su carne si ésta no está bien cocida.

El caracol africano puede vivir entre 8 y 12 años y resiste altas temperaturas. Desde su hallazgo en Africa, en 1975, se ha propagado a 30 países debido a su comercialización. También Colombia sufre de la invasión de la plaga.

Cómo eliminar el caracol africano

Recomendaciones de el SASA para la eliminación y manipulación de caracoles:

- SASA exhorta a población a incinerar la especie antes de echarla a la basura.

- Los caracoles no pueden ser embolsados y colocados en la basura, para luego ser llevados por el aseo urbano.

- En caso de recolectarlos, deben ser llevados a la oficina del SASA o incinerados. Se puede abrir un hueco en la tierra o utilizar un envase de hierro para quemarlos.

- También pueden introducirse en una cantidad considerable de cloro.

- Está negada la posibilidad de fumigar, pues esto sólo puede agudizar la situación.

- Las conchas de los caracoles muertos pueden ser depósitos temporales de aguas de lluvia y convertirse en criaderos del temido patas blancas, transmisor del Dengue.

- No debe alarmarse si consigue alguno en su patio o jardín, sólo debe avisar inmediatamente al ente rector en la materia.

- Es sumamente importante que no lo manipule sin la debida protección (guantes).

Más en Twitter

…………………………………………..

FUENTE: Revista Zeta Nº1810, 01/Julio/2011
FOTO: provista por Aída Gutiérrez.
infoCIUDADANO no se solidariza o avala las opiniones de los colaboradores. Toda la información de este sitio se distribuye bajo Licencia de Creative Commons.
© 2011. infoCIUDADANO. Términos legales.

What Next?

Related Articles