Pagos y carga inalámbricos

Fernando Núñez Noda
(@nuneznoda en Twitter)
MIAMI (infoCIUDADANO)
17/Mayo/2011


Este año ve el inicio de los pagos electrónicos vía protocolo NFC y de la carga inalámbrica de dispositivos, esta vez en mercados masivos.

La revista Laptop de mayo 2011 da un vistazo de algunas tecnologías y servicios que vienen. Tomo dos que he seguido con interés. Explico y agrego comentarios.

Teléfonos-billetera

Ya hemos hablado en esto en pasadas columnas. Desde 2003 existe el estándar NFC (“Near Field Communications” o “Comunicaciones de Campo Cercano”), la tecnología que permite la comunicación entre una tarjeta magnética y un POS (punto de venta) o entre una tarjeta y la interfaz de una reja de estacionamiento, por poner un ejemplo.

El NFC entre una tarjeta y un lector permite intercambiar datos muy sensibles y confidenciales, quizá los más: cuentas con dinero capaz de pasar valores de una a otra. Todo por señales de radio de corto alcance (no más de 4 cm). En lenguaje sencillo: pagar y cobrar. Las cantidades encuentran nuevos continentes: ecurrency, billeteras electrónicas, emoney, transferencias, tarjetas de débito virtuales…

Nuestra sociedad se convierte, poco a poco, en una sin dinero en efectivo. Billetes y monedas alcanzan 30% o menos en las transacciones comerciales, de acuerdo con fuentes federales de EUA. Vamos hacia pagos electrónicos y, preferiblemente, inalámbrticos. Y mejor aún si se pueden concretar a distancias de wifi, por lo menos. Ok, no tanto todavía, pero por lo menos a tiro de Bluetooth.

¿Quiénes planean integrar NFC en sus teléfonos? Sobre todo la galaxia Android 2.3.3, el Samsung Galaxy S2 por ejemplo o el Google Nexus S. Google realiza pruebas en Nueva York y California. Nokia atacará con su serie C7. Apple se asocia con consorcios europeos.

El Director Ejecutivo de RIM indicó recientemente que Blackberry saltaría al ruedo porque “seríamos tontos si no tuviéramos [NFC] en el futuro cercano y no lo somos”. RIM anunció que su músculo financiero vendrá del Bank of America.

En internet no hay problema porque todo el dinero es datos, bits. Pero en el mundo atómico, con personas que llegan a una caja, adquieren un producto o servicio y se les cobra, esta interacción con tarjetas requiere presencialidad, aunque resulta generalmente segura. Los lectores van a sistemas propietarios (cajas registradoras, telecajeros) que hacen muy duro el trabajo del hacker.

Ahora ¿qué pasa si NFC se hace parte del hardware y sistema operativo de un iPhone o celular con Android? Bueno, ponemos en un extremo del circuito una tarjeta de débito/crédito (lo que llaman en EUA una ´checkcard´) virtual junto a nuestras cuentas bancarias o no bancarias, como Paypal.

Los lectores actuales seguirán usando el paso de una tarjeta, con banda, a lo largo de un canal de no más de cuatro centímetros de ancho. Pero los nuevos serán más superficies o incluso el aparato completo capaz de captar los datos con solo acercarla, como hacemos para abrir ciertas puertas. Solo desplazarlo muy de cerca y ¡voilá!

Ya el teléfono inteligente está conectado a nuestras cuentas bancarias. Uno puede hacer transferencias de cuenta a cuenta por teléfono y el Chase tiene un servicio de depósito de cheques que solo requiere fotografiarlos y enviarlos por una aplicación para iPhones y Blackberrys. Pagar sería una aplicación más que, por supuesto, habrá de rodearse de todas las precauciones.

Usuarios y claves serán necesarios. Digamos que se conserva el mismo teléfono de ahora, sólo que capaz de debitar cuentas y pasar los recursos a otro dispositivo NFC. Y con un puente en BlueTooth la distancia puede ampliarse.

Otros gigantes preparan alianzas y servicios: MasterCard y Visa. Apple ya ensaya en Europa. Y no dudemos que los grandes bancos, servicios de pago como eBay, Western Union y similares, se anotarán de una forma y otra.

Poco a poco se fundirán los pagos electrónicos presenciales con los pagos por internet, de modo que una persona podría pagar desde su iPad sin parase de la mesa en un restaurant.

Otra ventaja enorme del teléfono versus la tarjeta es la multiplicidad de fuentes de pago. Una tarjeta a lo sumo permite suichear de débito a crédito. Pero un teléfono inteligente puede manejar decenas de cuentas bancarias distintas, de distintos bancos e incluso cuentas no bancarias como el mencionado PayPal, IngeniPay o ecurrency de diversos tipos.

Ahora bien, algo que no pueden hacer las tarjetas es comunicarse entre sí. En cambio, el hecho de estar permanentemente en red ofrece al teléfono la posibilidad de conectarse mutuamente, por BlueTooth. Eso significa muchas cosas.

A un comercio le bastaría un teléfono para cobrar y dos personas cualesquiera podrían pagarse con sólo acercar los dispositivos. Esto en vez de ir a un telecajero o taquilla bancaria. Hablamos pues, de comercio B2C y P2P.

Se prevé que en el segundo semestre de 2011 se dé la definitiva implantación de la billetera electrónica en el teléfono. Claro, al hacerlo más fácil, muchos sospechan que sus recursos para dejar de gastar se debilitarán.

Paralelo a la versatilidad del pago, que crezca también la fuerza de voluntad.

===============================================

Carga eléctrica inalámbrica

Ejemplo de PowerMat. Foto: DPWWW.

La transmisión inalámbrica de electricidad es un sueño muy antiguo ya… y uno de cuidado también. Las ondas electromagnéticas que sostienen la telefonía e internet nos atraviesan a diario y nada ocurre, porque son muy ligeras y no se conocen efectos directos.

Pero otra cosa es la electricidad, cuya potencia es muy alta. Hasta ahora el ámbito es corto: la carga de dispositivos. Hay un producto que ha dado carga al mercado: el Powermat, un panel sobre el que pueden recargarse teléfonos y disposivos móviles de distintos fabricantes. Sin cables.

Esto ha desatado una batalla de estándares entre Powermat y WPC, un consorcio con grandes marcas que tiene más posibilidad de imponerse. Su estándar se llama Qi y se estrenará en teléfonos 4G de HTC, LG y Samsung. Como parte integral del teléfono y no como un app. Esto implica que esos teléfonos se cargan en dispositivos que transmitan la electricidad bajo estándar Qi.

Esperemos barras de recarga en escritorios, laptops, mesas de reunión. Ya hay unas estaciones en el aeropuerto de Ontario, Canadá.

A medida que aumente la carga, así lo hará el tamaño de las aplicaciones. En el último CES de Las Vegas (la feria mundial de electrónica para el consumidor), en enero de este año, se presentó una plataforma de carga para automóviles, desarrollada por Fulton y el MIT. Ya se vislumbran estacionamientos con recarga para carros eléctricos.

En el hogar, los llamados “Home Theathers” integrarán a su equipamiento transmisión inalámbrica de electricidad para aparatos de DVR, módems, routers, DVDs y similares.

¿Llegará esta transmisión a grandes espacios? ¿Veremos un ecosistema de electrodomésticos sin cables? Cuando hay motores potentes la cosa cambia. El problema es el efecto que esto pueda causar sobre el cuerpo humano, que estaría en el medio entre las fuentes y los receptores.

El desarrollo de motores más eficientes y, en general, máquinas que requieran menos energía, hará que flujos no peligrosos de corriente se transmitan en campos cada vez más amplios.

Quizá sea el inicio de una importante transición de lo eléctrico a lo electromagnético, como prevén algunos que será el transporte terrestre del futuro: vehículos que levitarán ligeramente mientras se desplazan a grandes velocidades por alfombras de energía.

Nos fuimos muy allá. Por los momentos, distancias cortas pero muchas, muchas aplicaciones próximas.

En Twitter

…………………………………………..
FUENTE: 6to Poder, publicado el 15 de mayo de 2011. Foto: DPWWW.
ILUSTRACIÓN: Lúdico para infoCIUDADANO.
infoCIUDADANO no se solidariza o avala las opiniones de los colaboradores. Toda la información de este sitio se distribuye bajo Licencia de Creative Commons.
© 2011. infoCIUDADANO. Términos legales.

What Next?

Related Articles