Cambio de nombre

Jesús Peñalver
(@jpenalver en Twitter)
VENEZUELA (infoCIUDADANO)
30/Julio/2010

Uno de los temas que había rondado la psiquis de quien escribe es el de los cambios de nombre de disímiles lugares, desde parques y plazas, hasta avenidas, autopistas, urbanizaciones, y aún más, de centros de salud donde, en teoría, se presta el servicio de protección a la salud como contenido esencial del derecho a la vida.

Es una manía que se ha convertido en competencia a ver quién cambia más o cuánto más asombro o escándalo causa cambiarle el nombre a alguno de estos sitios, y al propio tiempo, quién recibe más loas del Jefe. Le cambiaron el de Rómulo Betancourt al Parque del Este, el de Fernando de Peñalver al de Valencia, a la urbanización Doña Menca de Leoni, en Guarenas, pretendían trocarlo por el de 27-F, y así.

En tiempos en que se intenta borrar la historia derribando estatuas; en que se daña murales y se descuidan tantas obras de reconocidos artistas, y otro tanto ocurre con edificaciones públicas ante la mirada impávida de los encargados de su custodia y preservación; cuando se ignoran los méritos de muchos artistas, cuyas muertes pasan por debajo de la mesa, y a otros se les impide venir al país, a menos que comulguen con la rojita revolución; en momentos en que se aprueban leyes que parecen dirigidas a un mayor control social; cuando se amenaza a periodistas y a medios de comunicación; en tiempos en que pensar distinto parece delito; cuando inmisericordemente se le inflige un castigo innecesario a la memoria de tantos héroes y buenos ciudadanos de indiscutibles méritos; en que fueron desalojadas prestigiosas instituciones del Teatro Teresa Carreño, y cuando incluso, se desmanteló el museo que guardaba las cosas de nuestra eximia pianista que da nombre al teatro, en estos tiempos vale decir algo.

Menos mal que el coso de Los Caobos aún conserva el nombre de la pianista de fama universal, y con el respeto debido a Ali Primera, el comentado cambio afortunadamente se quedó en rumor.

De Tarek, el poeta-gobernador de Anzoátegui, nos ha llamado la atención que a lugares de salud como los centros de diagnóstico integrales, les haya puesto sólo nombres de guerrilleros: Noel Rodríguez, Chema Saher, Che Guevara, etc. Nos hizo recordar a una poetisa boliviana cuyo nombre no precisamos, que allá por los años 60 del pasado siglo deliraba, como el poeta, por los alzados del monte. “Quiero nadar en la mar / del semen de un guerrillero”.
El gobernador Saab debe andar en eso mismo, porque habiendo tantos médicos eminentes, tantos ciudadanos esclarecidos, escoja los nombres de guerrilleros para lugares de dar vida, cuando ellos andaban en procura de la muerte.

Nos ha tocado por ejercicio profesional recurrir al trámite legal de Rectificación de Partidas (de Nacimiento, defunción, matrimonio), en casos en que se ha incurrido en error u omisión, cuyos efectos pueden afectar derechos o intereses de particulares. Sobre esto, y muchas veces a manera de guasa, nos han preguntado acerca de si una persona puede cambiarse el nombre, ejemplo, Juan por Jhon, Pedro por Peter, o Bonifacio por Robert, a lo que hemos dicho que no es así de fácil, que debe demostrarse mediante procedimiento judicial, el error u omisión que implica la supuesta afectación de derechos.

Y viene al caso, pues así como ocurre con las personas, mutatis mutandi, con relación al cambio de nombre de los lugares que han quedado dichos, debe tenerse mucho cuidado, sindéresis, tino político y sobre todo, respeto por la historia, por la memoria colectiva, por el sentido de arraigo y de reconocimiento de las comunidades y su entorno, y también, como afirma el Profesor Moisés Hirsch “por el derecho a ser recordado”.

Aracataca, lugar colombiano donde nació Gabriel García Márquez, se negó a dejarse cambiar el nombre, referéndum mediante, para pasar a llamarse Macondo. Fíjense, amables lectores, hasta para lo que sirve la consulta popular. Y Guarenas, aquí mismo, ya ha asomado su descontento por la intención de arrebatarle el nombre a una de sus más populosas urbanizaciones.

Por cierto, quien hoy detenta el poder dijo que iba a proteger a los niños, y si continuaban niños de la calle en un lapso determinado, él se quitaría o cambiaría el nombre. La espera continúa.

Tratar alegremente el tema, olvidando que las personas pasan y las instituciones quedan, es a todas luces un acto de cicatería.

…………………………………………..
ILUSTRACIÓN: @milagrosblue para infoCIUDADANO.
infoCIUDADANO no se solidariza o avala las opiniones de los colaboradores. Toda la información de este sitio se distribuye bajo Licencia de Creative Commons.
© 2010. infoCIUDADANO. Términos legales.

What Next?

Related Articles