La chipo-revolución

Agustín Blanco Muñoz
CARACAS (infoCIUDADANO)
23/Mayo/2010

El chipo es uno de los tantos males consustanciales a la historia de la invasión que en cinco siglos no nos ha abandonado. Hizo larga vida en la llamada colonia, en la guerra, las repúblicas, la democracia, la dictadura o la revolución. En cada momento marca su señal de muerte y destrucción.

Y el registro de los liquidados por el mal de chagas y otras endemias como dengue y malaria alcanza a muchos miles a lo largo del período. Un ataque que encuentra condiciones para desarrollarse en el seno de la pobreza.

Sin embargo, el discurso oficial dice que la inversión en salud hoy sobrepasa todas las cifras del pasado, y que en ningún otro momento se produjo aquí un milagro como el de Barrio Adentro que parece una bendición de José Gregorio Hernández y la Madre María.

Lo inocultable es que en este ex país sigue la muerte por endemias y sobre todo, por hambre, que se disfraza con un término: los desnutridos. Un territorio enfermo capaz de albergar muchos otros males.

Hoy la crisis toca todos los órdenes del cuadro histórico. El andamiaje de la renta petrolera queda al descubierto en su más penosa debilidad. Carece de los aportes que reclama la burocracia revolucionaria para invertir en los países del Alba y en particular en el aliado cubano para fortalecer la presencia de VENECUBA. En ese marco los males internos salen a flote con más dureza que nunca.

La deuda interna y externa, incluyendo la de PDVSA sobrepasa los 100 mil millones de dólares. La baja de los precios del petróleo ya no le permite a la revolución mantener sus gastos multimillonarios.

No existe la tal diversificación de la producción, lo que acarrea en nuestra economía dolarizada una estrepitosa caída. El régimen siente la necesidad de buscar un culpable y lo encuentra en el dólar paralelo y la especulación que con él hace el imperio y la oligarquía.

La economía se paraliza, la escasez aumenta por la baja en las importaciones, la inflación, el desempleo, la desesperación social aumentan. La falta de perspectiva y de esperanzas adquieren niveles sin precedentes.

Y en estas circunstancias el chipo no se queda en el chagas. Está en todos los espacios y estructuras de esto que se ha dado en llamar revolución socialista del siglo XXI. Sancho, nadie podrá negar que esta es una manera original de hundir y terminar de destruir un ex país.

ILUSTRACIÓN: @milagrosblue para infoCIUDADANO.
infoCIUDADANO
no se solidariza o avala las opiniones de los colaboradores. Toda la información de este sitio se distribuye bajo Licencia de Creative Commons.
© 2010. infoCIUDADANO. Términos legales.

What Next?

Related Articles