¿Preguntas incómodas o mandatarios intolerantes?

infoCIUDADANO Aggreganews
MIAMI (infoCIUDADANO)
04/Mayo/2010


En un artículo de 2007, El Universal de México reporta que Nicolás Sarkozy y el ex-presidente mexicano Vicente Fox son famosos por abandonar entrevistas cuando las preguntas les parecen impertinentes. Pero no son los únicos.

Algunos actores de la esfera pública han “cortado” entrevistas por preguntas incómodas sobre su vida personal o por ser interrumpidos para dar un reporte deportivo y los más extremistas han salido del estudio insultando a los periodistas.

Sarkozy, en una entrevista con Lesley Stahl para el programa 60 minutes, de la cadena CBS, abandonó el cuarto donde se realizaba el encuentro luego de que la presentadora le preguntara sobre su ex esposa, Cecilia.

El periodista de origen mexicano Rubén González Luengas, de Telemundo, fue tachado de vulgar, mentiroso, calumniador, entre otros adjetivos, cuando cuestionaba al ex mandatario mexicano Vicente Fox por el enriquecimiento ilícito durante su sexenio.

Evo Morales, de talante más suave y complaciente, “también ha salido del cuarto de entrevistas y en su caso, le molestó que cuestionaran su admiración por el dirigente cubano, Fidel Castro.” Esto ocurrió cuando el periodista Jorge Ramos, de Univisón, lo entrevistó en La Paz a principios de 2006.

Y la realeza británica también ha quedado expuesta ante las cámaras de televisión. La fotógrafa Annie Leibovitz ocasionó a la reina Isabel II un “soberano” enfado al pedirle quitarse la corona para una sesión. El incidente, donde Isabel II abandonó la sala de la sesión fotográfica gritando “¡No cambiaré nada!” fue atestiguado por la BBC y grabado.

¿Y Hugo Chávez? Bueno, en su particular estilo, el líder de la Revolución Bolivariana no abandona el recinto iracundo, sino que la emprende contra el periodista, le pregunta el nombre, le recuerda que su pregunta no es suya sino un guión del medio opositor que lo contrata. Luego suele referirse a los dueños del medio, con nombre y apellido. Con un estilo muy conocido, termina por aleccionar al periodista sobre como (cree él que) debe hacerse el periodismo.

El de Adriana Núñez, cuyas preguntas desataron la ira presidencial el pasado 2 de mayo, es el último capítulo de esta tirante y agresiva relación de Chávez con la prensa. Vea el video.


……………………………………………………………………………………..

En Twitter, el caso de @adrita1983 fue todo un fenómeno, por cierto, ya que el intercambio observado la llevó de medio millar de seguidores en la mañana del domingo 2, a más de 13 mil followers para el momento de esta reseña (en la madrugada del 4 de mayo).

Pero más allá de eso se imponen algunas preguntas (incómodas, quizá):

  • ¿Tiene que decidir el mandatario las preguntas que deben hacérsele?
  • ¿No es un servidor público que debe informar y no sólo hacer propaganda?
  • ¿Qué autoridad tiene un mandatario de dar lecciones de periodismo que, pública y notoriamente, no siguen los medios oficialistas?
  • Si un personaje de autoridad increpa a un periodista ¿no debe dejarlo expresarse más para que éste repregunte?

Son preguntas que muchos mandatarios no querrán contestar.

infoCIUDADANO no se solidariza o avala las opiniones de los colaboradores. Toda la información de este sitio se distribuye bajo Licencia de Creative Commons.
© 2010. infoCIUDADANO. Términos legales.

What Next?

Related Articles